Ana Desiré, el blanco para su Comunión

La alegría es sin duda algo contagioso, y Ana Desiré derrochó en nuestro estudio toda aquella que la inocencia infantil emite.

Está claro que esa imagen ha quedado plasmada en las fotografías que recordarán para toda su vida esta época dulce.

También tengo que decir que venía con la lección aprendida, gracias a su abuelo, fotógrafo de vocación y que tiene a su nieta acostumbrada a estos menesteres.

En definitiva, pasamos un rato muy divertido, que en definitiva es de lo que se trata, de disfrutar de todos los momentos de la vida.

Comparte si te ha gustado
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Comuniones 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ Cuéntaselo a tus amigos !